Bill Gates y la amenaza de bioterrorismo

A mediados del pasado mes de febrero tuvo lugar en Alemania la Conferencia de Seguridad de Munich (MSC 2017), uno de los principales eventos internacionales en materia de seguridad que se celebran anualmente en la ciudad alemana desde el año 1963.

Se citaron más de 500 políticos y expertos, entre ellos jefes de estado y de Gobierno como la Canciller alemana, Ángela Merkel, el Secretario de defensa estadounidense James Mattis, el Secretario General de la OTAN, así como dirigentes de empresas internacionales y personas relevantes y de gran prestigio en el ámbito de la sociedad civil.

Uno de los que tuvieron ocasión de intervenir en la conferencia fue el fundador de Microsoft, Bill Gates, que hizo la presentación de la mesa redonda que tenía por título “Health Security: Small Bugs, Big Bombs” (“Seguridad en la salud: pequeños errores, grandes bombas”). Puesto que Bill Gates lleva 20 años haciendo grandes inversiones en iniciativas de salud alrededor del mundo, aprovechó la Conferencia para intentar estimular mayores inversiones en vacunas e investigaciones médicas, aunque la manera de hacerlo fue advirtiendo sobre la amenaza del terrorismo biológico.

¿Próxima pandemia mundial?

Según Gates ya es hora de redirigir parte del dinero que los países gastan en armamento hacia la defensa hacia lo que él cree que es una amenaza inminente, el bioterrorismo.  Advirtió sobre los nuevos riesgos a los que está expuesta la seguridad nacional ante los avances de la ingeniería genética y la posibilidad de ser usada como arma por terroristas.

Gates comentó que no descarta que la próxima pandemia pueda iniciarse desde el ordenador de un terrorista que cree una versión sintética del virus de la viruela, o una cepa mortal de la gripe. Dicha pandemia podría trasmitirse por el aire y llegar a propagarse tan rápidamente que en menos de un año la cifra de muertos podría llegar a los 30 millones de personas. Tal cifra no es exagerada ni alarmista, puesto que Gates hace referencia a una catástrofe similar, pero que acaeció por causas naturales, de una gripe muy virulenta y mortal que tuvo lugar en 1918 y provocó la muerte de más de 50 millones de personas.

Según él aunque a corto plazo no sea posible que se lleve a cabo tal ataque bioterrorista, esta catástrofe podría llegar a ocurrir en unos 10-15 años.

Que dicen los expertos ante las palabras de Gates

Expertos en amenazas nucleares, radiológicas, biológicas y químicas (conocidas como amenazas NRBQ) fueron consultados sobre la posible pandemia mundial que apuntó Bill Gates en la Conferencia, y aseguraron que hay pocas probabilidades que tenga lugar a corto plazo, puesto que actualmente la elaboración de una arma bacteriológica de tal envergadura está fuera del alcance de los grupos terroristas conocidos, a día de hoy. Sí consideran, en cambio, que es una amenaza a contemplar en un futuro, y por ello sugieren  ir preparándose para enfrentarse a ella.

Uno de los expertos comenta que de momento todos los intentos por realizar un ataque bioterrorista, como los de Al Qaeda, han sido tecnológicamente ridículos, pero el avance de la ciencia y las técnicas de los agentes patógenos son cada vez más al alcance de cualquiera, y no reservados a los expertos de los diferentes Estados, como hasta ahora.

La conclusión de la mayoría de expertos es que el problema con la amenaza bioterrorista es que los riesgos de que ocurra son muy reducidos, pero la manera de protegerse de ella conlleva una inversión muy grande.

Algunos ataques bioterroristas acaecidos hasta la fecha

El primer ataque de bioterrorismo documentado en Estados Unidos, concretamente en el estado de Oregón, tuvo lugar en 1984. Los seguidores de un gurú religioso llamado Osho contaminaron con salmonella restaurantes y depósitos de agua, con el objetivo de impedir que participara la población en unas elecciones que podían comportar la pérdida de un rancho donde querían establecer un centro religioso. En total fueron 751 personas las intoxicadas.

Otro ataque que también tuvo mucha difusión fue el que en 1995 tuvo lugar en el metro de Tokio con gas Sarín, realizado por la secta Aum Shinkiryo y en el cuál murieron 8 personas, y fueron hospitalizadas más de seiscientas.

Entre 1997 y 2001 el agente bioterrorista sobre el cuál más se han ido oyendo casos ha sido el ántrax. El envío de cartas a través del correo rociadas con ántrax  provocó la muerte de 12 personas.

Fuentes consultadas
http://www.businessinsider.com/bill-gates-op-ed-bio-terrorism-epidemic-world-threat-2017-2
http://www.dsn.gob.es/es/actualidad/sala-prensa/conferencia-seguridad-munich-2017
http://elcomercio.pe/mundo/actualidad/bioterrorismo-amenaza-corto-plazo-noticia-1970118
http://elpais.com/diario/1995/03/21/internacional/795740417_850215.html
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*